Loader

Cuando Álvaro Uribe apoyó una consulta por la paz “semana”

No Rating
474743_1
Álvaro Uribe Vélez, senador de la república. Foto: Carlos Julio Martínez

Al escudriñar los archivos y el pasado de muchos de los actuales protagonistas de la política nacional, es probable encontrarse con datos sorprendentes que podrían dejar a más de uno con la boca abierta. El de Álvaro Uribe es quizás el que más ha quedado al descubierto, ahora, a propósito del proceso de paz que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos adelanta con las FARC en La Habana. 

No es para menos, el expresidente y senador jefe del Centro Democrático es el principal opositor del proceso. Desde que el Gobierno y la guerrilla negocian el fin del conflicto, han sido muchos los episodios del pasado de Uribe que han sido recordados con el propósito de señalar incoherencias con su actual discurso.

Por ejemplo, se le recordó el reindulto que promovió al M-19 cuando era senador, en 1992. Pidió que los miembros desmovilizados de esa guerrilla no fueran juzgados, incluso por delitos atroces, como la toma del Palacio de Justicia (1985). El Congreso aprobó su propuesta y se salvó el proceso de paz con esta guerrilla. 

También se le ha recordado que en el referendo que propuso en el 2003, ya como presidente de la República, propuso no solo que el delito de narcotráfico fuera conexo al de sedición o rebelión, sino que ofreció elegibilidad política a los miembros de organizaciones ilegales que se sentaran a negociar la paz con su gobierno.

Estos dos episodios contrastan con sus actuales posturas, y sus contradictores se lo han recordado para deslegitimar las banderas que hoy enarbola.

Ahora que Uribe ha llamado al pueblo a la “resistencia civil” contra los acuerdos de La Habana, y cuando se avecina el escenario del plebiscito, para que los colombianos refrenden el acuerdo final, en las redes sociales se ha recordado otro episodio en el que Uribe hizo “resistencia”, pero a favor de la paz.   

En el año 1995, Aguachica (Cesar), fue el primero en el país en levantarse popularmente contra la violencia paramilitar y guerrillera que la azotaban. El asesinato del médico más querido del municipio, José Padilla, fue la gota que rebosó la copa de la paciencia de los habitantes del lugar.

Tras ese crimen, Luis Fernando Rincón, alcalde de Aguachica, elegido por el partido Alianza Democrática M-19, decidió no hacer el Consejo de Seguridad para evaluar la situación, sino que comenzó a impulsar la que sería la primera consulta popular por la paz en Colombia. Era la primera vez, además, que se estrenaba uno de los mecanismos de participación ciudadana consagrados en la Constitución del 91.

 

La pregunta era simple: ¿Rechaza usted la violencia y está de acuerdo en convertir a Aguachica en un municipio modelo de paz? La consulta se celebró el 27 de agosto de 1995. Ese día el pueblo se llenó de importantes dirigentes políticos. Desde el entonces presidente Ernesto Samper y su ministro de gobierno Horacio Serpa, y también de dos gobernadores de la época: el de Nariño, Antonio Navarro Wolff, y el de Antioquia, Álvaro Uribe Vélez, quienes acompañaron a su colega, el gobernador del Cesar, Mauricio Pimiento, quien después terminaría condenado por ‘parapolitica’.

Esta fotografía, recientemente publicada en Twitter por la senadora Claudia López, da testimonio de la presencia del hoy senador del Centro Democrático.